El Eje Cafetero colombiano se ha convertido en la imagen más representativa de Colombia ante el mundo. Sus habitantes se han encargado de mostrarle a todos los viajeros que día a día lo visitan, el orgullo que sienten por su región y la amabilidad que tanto nos caracteriza.

Una de las principales razones para visitar el Eje Cafetero, comprendido principalmente por los departamentos de Risaralda, Caldas y Quindío, es conocer el proceso del cultivo, cosecha y procesamiento del café en las fincas tradicionales de la zona. Pero, además de eso, la región ofrece muchas otras opciones para viajeros de todos los gustos.

Así que si estás planeando un viaje para conocer al espectacular Eje Cafetero de Colombia, a continuación te listamos los 5 mejores planes para disfrutar esta bellísima región.

1. Visitar Salento y el Valle del Cocora

Salento es uno de los pueblos más visitados por mochileros y aventureros que visitan nuestro país. Es una pequeña localidad del Quindío que se caracteriza por su arquitectura antigua y tradicional paisa. Está cerca del Valle del Cocora donde se encuentra la palma de cera, el árbol nacional, que también es el hogar del endémico loro orejiamarillo.

El recorrido por el Valle se puede realizar a pie o en caballo, y durante varias horas se aprecian palmas centenarias de hasta 60mts de altura y una amplia variedad de fauna y flora.

Actualmente, la zona se encuentra protegida y pertenece al Parque Natural Los Nevados. En Salento y sus alrededores hay alojamientos para todos los gustos y presupuestos, y todos garantizan una experiencia auténtica, marcada por la cordialidad de la población paisa.

Para llegar a Salento, puedes tomar un bus desde la terminal de buses de Pereira o de Armenia. Y para llegar al Valle del Cocora, debes tomar un Willys desde el parque principal del pueblo, que diariamente transportan a viajeros hasta el pueblo. El costo del viaje es Willys es de COP $20.000 ida y vuelta, y el ingreso al valle tiene un costo de COP $3.000 aproximadamente. 

2. El Parque Natural los Nevados

Se encuentra entre los tres departamentos que conforman el Eje Cafetero y el departamento del Tolima, y alberga algunos de los picos nevados más altos del país como el Nevado del Ruiz o el Nevado del Tolima. 

Muchos andinistas y exploradores visitan la región como antesala a la gran aventura de recorrer estas grandiosas montañas y los fascinantes páramos y lagunas que las rodean.

Si planeas llegar en automóvil puedes hacerlo desde Manizales, aunque otra alternativa es iniciar la aventura con una cabalgata desde Salento o Santa Rosa de Cabal, cerca de Pereira.

Recuerda contratar los servicios de una agencia autorizada para hacer el ascenso.

3. El Río la Vieja

En el límite sur del Eje Cafetero, cerca del departamento del Valle, el Río la Vieja es el escenario donde rústicas balsas de guadua, cargadas de guías y turistas, recorren kilómetros de agua dulce durante unas cinco horas.

Balsa en el Río la Vieja

El paseo comienza desde que se toma un jeep Willys en Armenia hasta el municipio de Quimbaya, donde se inicia el descenso en balsa. Durante el recorrido se disfruta la increíble fauna y flora típica de la región, que en esta zona comienza a ser más exuberante y tropical, en medio de la calma de un transporte amigable con el medio ambiente.

Además, se pueden realizar recorridos nocturnos que son muy recomendables en noches de luna llena. Lo mejor de todo es que en ciertos puntos hay paradas obligadas para bañarse y jugar en el agua o para comer un delicioso fiambre típico de esos que llevan papa, yuca y plátano bien sazonado y algún tipo de carne.

4. Santa Rosa de Cabal

 

Esta ciudad, ubicada a tan solo 40 minutos en bus desde Pereira o a una hora de Manizales. Es un destino maravilloso y poco conocido en el Eje Cafetero.

Sus principales atractivos son: las piscinas termales de sus alrededores, las araucarias antiguas de su plaza principal y la animada vida nocturna que ofrece durante los fines de semana. Además, dicen que allí se prepara el mejor chorizo de Colombia, el santarrosano, que se acompaña de otras delicias típicas de la zona.

Santa Rosa de Cabal es una buena alternativa para pasar un fin de semana de descanso y ocio. 

Si planeas ir hasta los Termanles Santa Rosa de Cabal, los más populares, debes tomar el bus que pasa cada 2 hora en el parque principal. El ingreso a las pisicnas termales tiene diferentes costos que depende del paquete que elijas, aquí puedes consultarlos.

5.  Jardín de Mariposas del Quindío

Desde lo alto, el jardín se ve como una gran mariposa plateada que alberga un mundo de color y magia. El Mariposario del Jardín Botánico del Quindío es el hogar de más de 1.500 mariposas de 30 especies nativas de la región, que revolotean entre cientos de flores.

Se encuentra en las afueras de Calarcá, la segunda ciudad más grande del Quindío, y conforma un conjunto de atractivos naturales apasionante para aquellos que disfrutan de la tranquilidad de estos santuarios, mientras conocen más sobre las maravillas de su país y cómo conservarlas.  

Con estas sugerencias tendrás suficiente por hacer durante unos cuantos días. Programa bien tu visita al Eje Cafetero, tómate tu tiempo y disfrute de las maravillas que ofrece esta región y su gente.