Colombia es un país privilegiado en América del Sur: cuenta con diversos ecosistemas, playas en el Caribe y el Pacífico, islas con impresionante fauna endémica, tres cordilleras andinas, una cordillera independiente que va hasta la costa y la mayor parte de su territorio está conformado por la Amazonía. 
 
Estas características lo convierten en uno de los destinos favoritos de quienes disfrutan de la naturaleza y, para satisfacer sus necesidades, el mercado de hoteles, hostales y demás alojamientos, se ha especializado en ofrecer servicios ecológicos de gran calidad. Aquí les presentamos algunos de los mejores:

1. Ecohabs Minca

Este hospedaje de lujo se encuentra en el pequeño pueblo de Minca, ubicado a tan solo 45 minutos de Santa Marta, subiendo hacia la Sierra Nevada. 
 
 
Minca es un nuevo destino turístico que se está convirtiendo en el favorito de los viajeros gracias a su increíble entorno natural. Hay muchas opciones de alojamiento, pero si lo que busca es comodidad, tranquilidad y tener una de las mejores vistas de toda Colombia desde su habitación, Ecohabs es la opción perfecta.
 
Esta iniciativa aplica los principios de la permacultura, bioconstrucción y desarrollo comunitario para ofrecer servicios de la mejor calidad. Así que si piensa viajar a Santa Marta, le aconsejamos pasar un par de noches en medio de la Sierra, rodeado por aves de colores, gente alegre y ríos de agua fresca. 
 
Más información del hotel aquí.

2. Ecohotel Paraíso Verde

Fue inaugurado hace poco más de un año en el Quindío, uno de los departamentos que conforman el famoso Eje Cafetero colombiano, un destino visitado año a año por miles de turistas que quieren vivir de cerca la cultura paisa y estar en contacto con la naturaleza. 
 
 
Además de contar con una arquitectura sostenible, que utiliza elementos propios de la zona como la guadua, en sus instalaciones ofrecen servicios de spa en un espacio natural muy relajante. Con ellos también puede organizar tours de avistamiento de aves, que en esta zona alcanza un alto número de especies endémicas, y otros recorridos por los diferentes destinos de la región que pueden incluir la práctica de deportes de aventura en escenarios verdaderamente conmovedores.
 
Más información sobre Ecohotel Paraíso Verde aquí

3. El Almejal

En el Chocó colombiano, una región llena de misterio y belleza que todavía guarda el encanto de lo auténtico, el Ecolodge el Almejal ofrece uno de los mejores servicios de hospedaje sostenible del país. 
 
 
Ubicado en Bahía Solano, al norte de la costa pacífica, este proyecto involucra mucho más que hospedaje, ya que está ubicado en un territorio que es casi por completo una reserva natural de selva húmeda tropical.
 
Es por esto que sus paquetes de estadía incluyen caminatas educativas por senderos ecológicos, actividades lúdicas para los niños, gastronomía con productos de la zona y visitas a otros destinos de la región, que siempre enfatizan en su componente de responsabilidad social y ambiental.
 
Le recomendamos visitar El Almejal entre julio y septiembre, cuando las ballenas jorobadas están de paso por las costas de Colombia.
 
Más información sobre El Almejal aquí.

4. La Casa de Francois

Ubicado al sur de Colombia, en el tan renombrado San Agustín, este hospedaje ha sido construido de manera sencilla, acogedora y responsable, en un ambiente inigualable. 
 
 
Es ideal para quienes quieren disfrutar de una opción ecológica a precios asequibles, ya que cuenta con habitaciones privadas, compartidas y una cocina para que los viajeros puedan preparar sus propios platos.
 
Aunque le recomendamos probar la gastronomía de Francois, quien utiliza los vegetales que se cultivan en la finca de manera orgánica. Además, organizan tours a los principales atractivos de la zona, tienen alquiler de caballos y hasta servicios de zapatería.
 
Eso sí, reserve con anticipación, sobre todo el temporada alta. Más información sobre La Casa de Francois aquí

5. Palmari Ecolodge

La Reserva Natural Palmari se encuentra entre Leticia y Tabatinga (Brasil) a orillas del Río Yavari, en el corazón de la Amazonía. 
 
 
Para llegar hasta allí hay que utilizar varios transportes y pasar la frontera, así que quienes visitan esta zona generalmente lo hacen por varios días para disfrutar cada momento con la fauna y la flora de la región más biodiversa del mundo.
 
Las cabañas fueron construidas con materiales naturales y cuentan con todas las comodidades, aunque no con lujos extras que puedan ser agresivos con el ambiente.
 
Los planes incluyen recorridos por la selva, visitas a comunidades indígenas, turismo de aventura y observación de aves. Y uno de los mayores atractivos de este hospedaje es su deliciosa gastronomía local, a base de peces de agua dulce, yuca, plátano, vegetales de temporada y, al desayuno, frutas exóticas de temporada.
 
Más información sobre Palmari aquí