Una de las razones por las que Medellín se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Colombia, así como una de las ciudades más anheladas por quienes quieren mudarse a este país, son sus innovadores sitios públicos.  

Desde áreas verdes en las que el mejor plan es pasar unas horas descansando y haciendo picnic, hasta espacios donde el arte es el protagonista, la opción de plazas y parques en Medellín es definitivamente insuperable. Aquí van nuestros recomendados:

1. Jardín Botánico de Medellín

Este es probablemente uno de los lugares más hermosos, tranquilos y reconfortantes que tiene la ciudad, con más de 14 hectáreas que albergan miles de especies de plantas, un lago central y otros atractivos. 
 
 
Se encuentra en una zona central de la ciudad, su ingreso no tiene costo y aquí vienen familias, jóvenes, turistas, artistas y todos quienes disfrutan de actividades al aire libre. Además de ser un jardín lleno de naturaleza, con más de 10 colecciones temáticas, también hay cafeterías, un restaurante, vivero comercial, tienda de regalos y biblioteca.
 
Pero probablemente el lugar más popular el Jardín es el Orquideorama, una construcción de madera inspirada en formas hexagonales que evocan pétalos y panales, y que sirven de resguardo a grupos de exóticas flores como orquídeas, anturios, bromelias, helechos y palmas.
 
Algunos días a la semana hay clases de yoga y si visitas su página encontrarás la agenda de eventos, que siempre es muy interesante e incluyente.  

2. Parque Pies Descalzos

¿Viajas en familia? No hay mejor plan que traer a los niños a un espacio donde quitarse los zapatos es un requisito para pasar bien. 
 

Foto: Arqa
 
El objetivo del Parque Pies Descalzos es justamente sentir con las plantas de los pies la energía de la tierra, ya sea en las amplias zonas de arena o en las albercas de agua dulce.
 
Y no es necesario ser un niño en edad para disfrutar de este plan, también puedes serlo en espíritu, quitarte los zapatos y jugar con tus hijos en estos espacios tan descomplicados que te permiten retomar la conexión con la simpleza de la vida.
 
Los fines de semana suele estar muy lleno, pero hay más actividades alrededor de estos juegos, como un pequeño refugio de árboles de caña, varios restaurantes y el Museo del Agua, con recorridos interactivos que buscan familiarizar a sus visitantes con el líquido vital a través de la estimulación de los sentidos y de experimentos muy entretenidos. 

3. Cerro Nutibara y el Pueblito Paisa

Este cerro boscoso, cuyo nombre recuerda a un valiente cacique, se puede ver desde varios sitios de altura en Medellín y está ubicado junto al río, en medio de casas, puentes y edificios.
 
 
Hace menos de 10 años fue declarado Área de recreación urbana y Parque ecológico, pero su importancia turística y cultural se remonta a varias décadas atrás, cuando se construyó en la cima una representación del típico pueblito paisa y se crearon senderos temáticos para promover recorridos a pie por sus laderas.
 
Aunque en la actualidad esos caminos se encuentran algo descuidados, es mucho más gratificante llegar hasta la cima luego de una corta caminata acompañada por el canto de los pájaros (no más de 30 minutos) que subir en carro o taxi hasta el parqueadero.
 
Una vez arriba, el lugar cuenta con las principales construcciones que conforman un pueblo en la región de Antioquia: la plaza central y a su alrededor la iglesia y casa cural, la alcaldía, la escuela, la barbería, la fonda, la tienda, la casa típica… todas sobre una amplia calle empedrada y adornadas con plantas y antigüedades rescatadas de la zona. 
 
En la actualidad hay negocios de comida tradicional, venta de artesanías y mucho movimiento en las noches; sobre todo si es fin de semana o Navidad. Además, hay un teatro al aire libre donde se presentan diversas obras y un museo con exposiciones itinerantes, que tendrá hasta finales de 2015 la obra del fotógrafo Henry Agudelo.

4. Plaza Botero 

O también llamada Parque de las Esculturas, es un espacio casi surrealista en el que las gigantes esculturas (tanto en altura como en proporciones) del maestro Fernando Boterose sobreponen a los transeúntes, vendedores de frutas, predicadores, turistas, artistas callejeros…
 
 
Para los aficionados al estilo de este pintor, escultor y dibujante medellinense, quien ha llegado a ser el artista plástico más famoso del mundo en vida y tiene exposiciones permanentes en varios países, visitar este atractivo es todo un lujo.
 
Y es que esta Plaza constituye su más grande galería al aire libre, con más de 20 esculturas distribuidas en un espacio de no más de 7.000 m2, entre las cuales hay una cabeza gigante, su famoso caballo, hombres, mujeres, animales y hasta una tierna madre.
 
Además, a uno de los costados está el Museo de Antioquia, con más obras de Botero y de otros artistas plásticos nacionales e internacionales. 
 

5. Parque Lineal Ciudad del Río

Atrás del Museo de Arte Moderno, ubicado en un barrio residencial llamado Ciudad del Río, este parque es el lugar ideal para hacer un picnic nocturno acompañado de vino, música y gente relajada que disfruta del buen clima de Medellín. 
 
Foto: Arch Daily
 
El Parque en sí mismo no tiene mayores atractivos históricos y culturales, pero en su zona sur hay construcciones aptas para practicar deportes como bicicleta, patinaje y parkour, y esta atmósfera atrae también a quienes disfrutan de actividades de circo como telas, malabares, zancos, etc.
 
En la parte norte las zonas verdes son más amplias y allí se instalan los picnics, los grupos de músicos que ensayan, los artesanos que venden objetos de cristales, semillas y productos reciclados, y pequeños negocios que ofrecen deliciosos platos de sal y de dulce, jugos de frutas o los más populares perros calientes.
 
Además, el MAMM organiza algunas actividades al aire libre cada mes como funciones de cine o conciertos, y el ingreso al Museo es otro plan que no te puedes perder. Sobre todo si quieres disfrutar de la colección de una de las mayores exponentes de la pintura en Colombia: la artista Débora Arango.