La ciudad más grande y acelerada de Colombia también es su principal destino turístico; y aunque muchos te digan que lo mejor del país está fuera de la capital, durante tu estadía puedes encontrar sitios fascinantes. 

Toma en cuenta que Bogotá es una ciudad muy grande, con tráfico agobiante, lluvias en cualquier momento y millones de personas que recorren largos trayectos cada día. Por lo demás, encontrarás lo que cualquier gran destino te ofrece: arte y cultura cada día, gastronomía diversa, miles de turistas de todo el mundo, historia, fiesta, atractivos naturales…

1. La Candelaria 

A pesar de que solo se lo identifica con unas pocas cuadras, La Candelaria es un barrio que comprende todo el Centro Histórico de Bogotá y atractivos turísticos muy interesantes. 
 
 
Puedes comenzar tu recorrido caminando por el tramo peatonal de la Av. Séptima, donde verás todo el color y la diversidad que componen a la población de la capital. Pasarás por el Teatro Jorge Eliecer Gaitán (revisa su cartelera y de la Cinemateca Distrital que está al lado), el Museo del Oro que es una visita obligada, algunas plazas e iglesias antiguas y llegarás hasta la Plaza de Bolívar, que alberga a la Catedral, el Congreso, la Alcaldía y el Palacio de Justicia.
 
Subiendo por la calle 11 te encuentras con restaurantes de comida y dulces típicos muy tentadores, y un par de cuadras más arriba con el Centro Cultural García Márquez, la Casa de la Moneda, el Museo de Botero y la inmensa Biblioteca Luis Ángel Arango.
 
Ya allí te darás cuenta de la diferencia de ambiente, colores, transeúntes, y es que estás llegado al corazón de la bohemia de La Candelaria. Sigue subiendo y caminando por sus calles de casas antiguas y ventanas de colores, llega hasta la iglesia del Chorro de Quevedo donde se fundó la ciudad y al regreso visita algunos de los pequeños teatros, cafés o centro culturales que llenan de vida este hermoso barrio.
 
¿Quieres conocer los mejores centros culturales de la ciudad? Te mostramos los 5 museos recomendados en Bogotá

2. La Macarena

Limita con La Candelaria y marca sutilmente el fin de lo colonial e histórico con el inicio de la modernidad, pero manteniendo el espíritu bohemio. 
 
 
Este barrio es ideal para venir a cenar, caminar, hacer compras de artículos de diseño, tomarse unos tragos y disfrutar de una noche tranquila en Bogotá. Aquí se han instalado varios extranjeros que se han mudado a la capital, ya que es cerca al centro, a la montaña y tiene una buena gastronómica.
 
Puedes hacer lo siguiente: visitas en la tarde el Museo Nacional (uno de los más antiguos de América) y sales tipo 6pm caminando hasta La Macarena.
 
Como saldrás cansado y hambriento de tu recorrido cultural, llegarás al barrio con toda la disposición para disfrutar de uno de los deliciosos y acogedores restaurantes de comida internacional, o de los pubs tradicionales de Bogotá.

3.  Zona Rosa

También se la conoce como la Zona T porque en el área hay una calle peatonal con esta forma, pero en realidad es mucho más extensa y su oferta, inmensa. 
 
 
Digamos que si viajas en búsqueda de actividades artísticas y culturales, puedes saltarte esta zona ningún sin problema; pero si lo tuyo son las compras, los centros comerciales, el cine, la comida y la rumba hasta altas horas de la noche, busca un hospedaje en el sector y disfruta al máximo de tu experiencia.
 
Además de una amplia oferta de entretenimiento, lo bueno de la Zona Rosa es que es muy central, hay transporte público a casi cualquier sector de la ciudad y siempre encontrarás algo abierto.
 
Está muy cerca de otros sectores conocidos por sus tiendas, cafés y restaurantes, como Quinta Camacho, el Parque de la 93 y la Zona G. 

4. Usaquén

Lo que alguna vez fue un pueblo en las afueras de la capital, ahora es una de sus localidades mejor conservadas y cada vez más concurridas. 
 
 
Su nombre viene de la lengua muisca, grupo indígena que habitó este territorio hace varios siglos. Después fue ocupado por los colonos y se construyeron grandes haciendas que ahora se han convertido en centros comerciales, espacios religiosos, restaurantes, tiendas de diseño.
 
El parque central permanece como uno de sus principales lugares de reunión, con su iglesia y espacios verdes donde los fines de semana muchas familias vienen a pasar la mañana o la tarde, almorzar y comprar artesanías en una de las ferias más lindas de la ciudad.
 
Así que si estás de paso por Bogotá, este puede ser el mejor plan de un domingo: caminar las calles de Usaquén llenas de increíbles artesanías, escuchar la música en vivo que acompaña a la feria, almorzar rico y comer un postre tradicional al aire libre, en el parque. 

5. Parque Metropolitano Simón Bolívar

El área que comprende este espacio verde y los atractivos que lo rodean es realmente inmensa, así que aquí puedes pasar tranquilamente todo un día in aburrirte en lo más mínimo. 
 
 
Por ejemplo si disfrutas de la naturaleza, además de los atractivos que tiene el Parque en sí mismo, también está el Jardín Botánico Celestino Mutis donde encontrarás una paz increíble; a menos que justo te toque día de EcoYoga Festival y entonces encontrarás mucho movimiento, pero del bueno.
 
También está la Biblioteca Virgilio Barco, el Parque Salitre Mágico (con atracciones mecánicos para los ávidos de adrenalina), el Museo de los Niños y, un poco más lejos, el famoso parque temático Maloka, la atracción perfecta para los amantes de la ciencia y la tecnología. 
 
Si quieres conocer más de la ciudad, ¡no te pierdas estos 3 planes distintos en Bogotá!