Santander es uno de los destinos más populares del país debido a sus pueblos patrimonio y a la posibilidad que brinda de practicar deportes de aventura. Sus opciones van desde visitar Barichara, el Cañón del Chicamocha y San Gil, hasta disfrutar de sus páramos y deleitarse con sus increíbles paisajes.
 
Sin embargo, existe un destino en Santander un poco olvidado por el turismo, pero que posee una increíble oferta: La Mesa de Los Santos
 
La Mesa de los Santos es una meseta ubicada en el municipio de Los Santos, y es uno de los destinos favoritos de los bumangueses para pasar un fin de semana en familia y en pareja. Su oferta turística va cada vez más en ascenso, por lo que no es de extrañar que en un par de años se convierta en uno de los grandes destinos para conocer en Santander.
 
Así que, si eres de los que ama descubrir nuevos destinos para visitar en Colombia, hoy queremos contarte todo lo que tienes que saber sobre la Mesa de Los Santos para que vayas a visitarla cuanto antes.

Cómo llegar a la Mesa de Los Santos

La Mesa de Los Santos está ubicada a 40 minutos del casco urbano de Bucaramanga, en el municipio de Los Santos. Para llegar por transporte público, debes irte hasta la Cra 16 # 24 - 50 y tomar el bus de la flota Cáchira, el cual se dirige hasta el municpio de Los Santos, pero primero pasa por la meseta.
 
Otra opción es visitar el Parque Nacional del Chicamocha, y comprar la entrada que incluye el acceso al teleférico, el cual atraviesa todo el cañón y te deja en la estación Mesa de Los Santos.

Qué hacer en la Mesa de los Santos

Depende del tipo de viaje que esté realizando, las opciones en la Mesa de los Santos varían bastante. Estas son las más populares:
 
  • Disfrutar de la Estación Mesa de los Santos
 
Esta estación pertenece al Parque Panachi, tiene una plazoleta donde se realizan presentaciones en vivo y está rodeada de restaurantes para que disfrutes de la tradicional gastronomía santandereana. Así mismo, podrás disfrutar de una vista privilegiada del famoso Cañón del Chicamocha.
 
  • Conocer el Centro Cultural Mi Colombia Querida
 
Mi Colombia Querida es un centro turístico construido al estilo de un pueblo típico santandereano. Está rodeado de locales de artesanías y souvenirs, posee restaurantes, una iglesia, un salón de eventos y un museo dedicado a los Guane. Es uno de los lugares más visitados por los santandereanos que pasan sus ratos libres en la Mesa de Los Santos. Entre otras cosas, podrás acampar, montar a caballo, disfrutar del Parque Natural, de canchas múltiples y mucho más.
 
  • Recorrer el Mariposario Mauricio Babilonia
 
El mariposario Mauricio Babilonia es el único mariposario a cielo abierto del país, y de los pocos que hay en el mundo. Fue construido de manera estratégica para generar un ambiente óptimo y agradable las mariposas, de manera que quieran quedarse en él.
 
El Mariposario está ubicado a un costado de Mi Colombia Querida, y el recorrido tiene un costo de $8.000 para adultos, y de $3.000 para niños menores de 5 años.  
 
  • Disfrutar del Mercado Campesino
 
El Mercado Campesino es un lugar en donde los habitantes del municipio y de la Mesa, comercian sus productos. Desde deliciosa comida típica santandereana, hasta productos artesanales y de origen internacional, allí vas a poder probar lo mejor de la gastronomía del departamento.
 
  • Hacer caminatas naturales

Mesa de los Santos Santander Turismo Colombia

La Mesa de Los Santos está rodeada de cascadas y senderos en los que es posible caminar y disfrutar del paisaje. Entre las opciones favoritas por los viajeros que ya la han visitado están el Salto del Mico y la Cascada Santa Rita.
 
  • Degustar el mejor café orgánico del mundo.
 
Muchos expertos cafeteros consideran que el café que se cultiva en la Mesa de Los Santos, específicamente en la Hacienda el Roble, es el mejor café orgánico del mundo. La Hacienda ofrece recorridos guiados desde $15.000 para conocer todo el proceso de siembra y cosecha del café.
 
Así mismo, justo al lado hay una cafetería donde podrás degustar una taza de café y comprobar por tí mismo la calidad de su sabor. Y, si te queda gustando, comprar una bolsa para llevarla a tu casa.
 
Anímate a disfrutar estos nuevos destinos emergentes y re descubre tu territorio.