Florencia es la ciudad capital del departamento del Caquetá y el destino ganador del Barómetro Viajala 2020, como el mejor destino para visitar en 2021.  

Si nunca antes habías considerado la posibilidad de viajar a Florencia, seguramente es porque este destino pocas veces figura en la lista de favoritos de los viajeros nacionales e internacionales; sin embargo, el día de hoy queremos contarte porqué vale la pena viajar a Florencia en 2021 y te vamos a ayudar a planear tu viaje. 

¿Por qué viajar a Florencia?

Florencia es una ciudad joven ubicada en el piedemonte de la Cordillera Oriental. Limita por el norte con el departamento del Huila y el municipio de El Paujil, por el este con los municipios de El Paujil y La Montañita, por el sur con los municipios de Milán y Morelia, y por el oeste con el municipio de Belén de los Andaquíes y el departamento del Huila.

El departamento de Caquetá está bañado por 16 ríos e innumerables quebradas, de esos ríos, Florencia está rodeada por los ríos Hacha, Caraño, Orteguaza, San Pedro y Bodoquero; y por algunas quebradas como la Sardina y la Perdiz; centro importante para la historia de la ciudad. Este hecho hace de Florencia y sus alrededores un centro hidrográfico importante y uno de los mejores destinos turísticos del sur del país. 

En general, la vocación de Florencia es el turismo ecológico, lo que significa que cada una de las actividades que se pueden realizar en la ciudad pretenden conservar y cuidar los recursos naturales y las culturas de su entorno; además, al no ser un destino masivo, las aglomeraciones son muy pocas. Así que si eres de los que prefiere visitar entornos naturales y odia estar en medio de un tumulto de personas, Florencia es el destino ideal para ti. 

¿Qué ver y qué hacer en Florencia, Caquetá?

Con más de 200 mil personas habitando las orillas del río Hacha y la quebrada La Perdiz, Florencia es un lugar que ha sido catalogado como la puerta de oro de la Amazonia. Sus paisajes, su gente, su cultura, su fauna y su flora han cautivado y fascinado a locales y extranjeros que se atrevieron a visitarla.

Florencia posee una combinación particular entre ciudad y selva, lo que permite que haya una variedad importante de culturas y de tribus en una misma zona. Así mismo, al estar rodeada por diversos ríos y quebradas existen numerosas reservas, parques y jardines para visitar. Las opciones para ver y hacer son muchas, pero a continuación te las vamos a resumir en cinco: 

1- Visitar todas sus plazas y parques

La ciudad está rodeada de parques y plazas con una vegetación abundante y edificios coloniales importantes. Esta es nuestra primera recomendación ya que en estos lugares los locales se reúnen a conversar, tomar algo y pasar la tarde bajo las históricas palmas que cercan estos lugares. 

Uno de los parques más concurridos en el Parque General Santander, donde se encuentran ubicados los edificios del gobierno y varios locales comerciales abiertos a los visitantes. Así mismo, la Plaza San Francisco de Asís y la Plaza de Banderas, son lugares especiales, no solo por su belleza sino porque albergan la Catedral de Nuestra Señora de Lourdes y el Monumento a la Paz, respectivamente. 

Y así, hay muchos más parques y plazas que vale la pena recorrer para conocer lo bonito de la ciudad y su importancia histórica para el país.  

2- Visitar sus museos 

Después de los parques, los museos de Florencia son uno de sus atractivos más importantes. En ellos es posible conocer, no solo parte de la historia de la ciudad, sino también su cultura ancestral. 

En el Museo Caquetá, por ejemplo, podrás encontrar más de dos mil piezas históricas de la ciudad desde la época indígena hasta nuestros días.  Adicional a esto, hay una biblioteca especializada en culturas indígenas y objetos propios de los colonos y los caucheros. 

El principal objetivo del museo es documentar y escribir aspectos históricos y socio culturales del departamento, por lo que está catalogado como un orgullo nacional. El Museo Caquetá abre sus puertas de lunes a sábado de 8 a.m a 12 del mediodía, y 2 p.m. a 6p.m.

Otro museo que vale la pena conocer es el Museo y Sendero Histórico del Caquetá Feliz Artunduaga, el cual, a diferencia del anterior, cuenta con un recorrido al aire libre de 30 minutos; en el que a través de 12 estaciones rodeadas por flores y vegetación propia de la región, se puede conocer la historia de la ciudad desde la llegada de los colonos. La tarifa de todo el parque está en $5000 para el público general y $3000 para estudiantes.

3- Visitar sus reservas naturales 

Como lo dijimos antes, la ciudad está rodeada por diversos ríos y quebradas que atraviesan todo el departamento del Caquetá. Muchas de las reservas naturales de la ciudad se encuentran asentadas cerca de estos ríos y quebradas, por lo que el turismo ecológico es uno de los grandes fuertes de Florencia. Algunas reservas recomendadas son: 

  • La Reserva Natural el Danubio, es un lugar propicio para realizar senderismo, avistamiento de aves desde el Mirador el Milagro, y “tubing”, o recorrido por el río Bodoquero a bordo de un simple neumático. Allí se encuentran cascadas de hasta veinte metros de altura. 

  • En la Reserva la Dalia, se pueden realizar caminatas de hasta cuatro horas, en las que los visitantes se encontrarán con un cañón estrecho, cuyas paredes pueden alcanzar los veinte metros de altura.

  • Río Orteguaza. Aunque no es una reserva como tal, el paseo en un ferry es uno de los planes imperdibles para quienes visitan la ciudad, especialmente si disfrutan del  avistamiento de aves y del contacto con la naturaleza selvática. La travesía incluye un paseo hasta la desembocadura del Río Hacha, y una parada para almorzar en un playón del río.

  • Parque Nacional Natural Cueva de los Guácharos: No está en Florencia como tal, sino a 56 kilómetros al sur, en el municipio de San José del Fragua. Sin embargo es uno de los lugares más bonitos del departamento que no puedes dejar de conocer. Este parque, creado en 1960,  fue el primer PNN del país; posee 9 mil hectáreas y es el hogar del guácharo, un ave descubierta en 1799 por el naturalista alemán Alexander von Humboldt. Allí es posible acampar y también, alojarse en el centro de visitantes.  

4- Bañarse en sus balnearios y piscinas naturales

Nuevamente, el agua es la protagonista. La ciudad posee muchísimos balnearios, piscinas naturales, ríos y cascadas donde los visitantes pueden vivir una experiencia increíble rodeados de abundante naturaleza propia de la amazonía colombiana. 

De todas las opciones posibles, el balneario Las Pailas es uno de las mejores y es el más visitado de todos. Este balneario es  un conjunto de piscinas naturales de aguas frías y cristalinas formadas por la quebrada Mochilero, que se incrusta en la vegetación selvática. Muchos árboles cubren el cielo totalmente, lo que genera una sensación de aislamiento y relajación únicas. 

El balneario está ubicado a escasos 12 kilómetros de la ciudad, en la vereda Costa Rica del corregimiento Santo Domingo.

En cuanto a las cascadas, La Avispa y el Avispón, La Novia y El Quebradón son algunas de las que más vale la pena conocer. 

5- Hacer el tour a los Petroglifos de El Encanto

No puedes irte de Florencia sin antes haber visitado los Petroglifos de El Encanto. Este lugar es una roca de un metro de alto por dieciséis metros de ancho en la que indígenas precolombinos dibujaron símbolos con figuras de seres humanos y de animales. 

Este friso estuvo cubierto por las aguas del río Hacha hasta 1962. Su nombre proviene de la sensación que produce observar una pieza tan antigua rodeada de vegetación nativa y del río. Si quieres conocer más sobre las comunidades ancestrales y su legado, los Petroglifos de El Encanto son un destino obligado en Florencia. 

Los petroglifos de El Encanto están ubicados a un kilómetro del centro de la ciudad, por lo que llegar hasta la piedra es muy fácil y el panorama alrededor es muy bello; aunque, esta parte del río es frecuentada por pescadores, en general la zona es muy solitaria.

¿Qué aerolíneas vuelan a Florencia?

El Aeropuerto Gustavo Artunduaga Paredes conecta a Florencia con Bogotá  a través de vuelos directos operados por las aerolíneas Avianca, EasyFly y Satena. Si estás en otra ciudad, obligatoriamente tendrás que hacer escala en Bogotá. Las frecuencias de los vuelos según cada aerolínea son: 

Aerolíneas

Frecuencia semanal

Días de la semana

Avianca

5 vuelos semanales

Martes, jueves, viernes, sábado y domingo

Satena

6 vuelos semanales

Lunes, martes, miércoles, viernes, sábado y domingo

EasyFly

4 vuelos semanales

Lunes, martes, miércoles y jueves

¿Cuánto vale el vuelo a Florencia?

El costo de los vuelos a Florencia desde Bogotá, depende mucho de la anticipación con la que busques tus vuelos. Por ejemplo, si buscas un vuelo hoy para viajar mañana, el precio podría ser de hasta $500.000 sólo ida, pero si buscas con mínimo con un mes de anticipación podrías encontrar ofertas entre $150.000 y $200.000 el trayecto. 

¿Necesitas más razones para viajar a Florencia? Anímate a planear tu viaje con suficiente anticipación y disfruta de uno de los mejores destinos emergentes del país en 2021. Busca tus vuelos a Florencia aquí y Viajala a tu manera.