Seguramente, un destino soñado de muchos viajeros es el de una pequeña villa de pescadores a orillas de un cristalino mar de playas blancas, pues ese lugar existe en Colombia, se llama Capurganá y se ubica en la costa caribe de uno de los territorios más biodiversos del planeta.

El departamento del Chocó posee una riqueza natural que desborda cualquier idea imaginada, selva húmeda y costa tanto en el pacífico como en el caribe, crean las condiciones ideales para encontrar en él los lugares más atractivos para quienes disfrutamos realmente de los Destinos Naturales.
 
Carpugná es una población enclavada en lo que es la región del Darién, famosa por esa espesa e impenetrable selva que separa a Panamá de Colombia. A este poblado se puede llegar vía aérea desde Medellín, Colombia, en un vuelo que dura aproximadamente 1 hora o también vía marítima desde los puertos de Turbo y  Necoclí, ambas poblaciones del departamento de Antioquia, Colombia.
 
Una de las primeras cosas curiosas que uno advierte al llegar, es la ausencia de vehículos motorizados, en su lugar el transporte es prestado por unas carretas tiradas por caballos que ellos llaman coches, algunos con aparatajes de sillas plásticas para que los pasajeros se sienten.
 

Pero más allá de esta primera impresión,  que aunque pintoresca bien puede hacer pensar "a donde he llegado", la oferta hotelera de Capurganá es variada y de muy buenas condiciones, recomiendo especialmente los hoteles que están cerca o en la playa, por sus instalaciones y  por la tranquilidad, sobretodo los fines de semana que se “prende la rumba” en lo que puede considerarse lu plaza central, que en este caso es una cancha de futbol, alrededor de cual hay establecimientos en los que por la noche se reúnen locales y algunos turistas.

Qué hacer en Capurganá

Principalmente es un destino para el descanso, para disfrutar de una playa tranquila de arena fina y aguas cristalinas. Pero teniendo un entorno  natural tan impresionante, sería insensato no disfrutar de  alguna caminata, como por ejemplo al Cielo, una reserva en medio de la selva del Darién.
 
Otro atractivo a visitar es la Bahía El Aguacate, una ensenada de aguas cristalinas a 10 minutos en lancha de Capurganá. Un lugar de magníficos paisajes que ofrece unos llamativos bancos de coral ideales para el buceo a pulmón. —para nadadores con experiencia  en esta actividad—
 
Muy cerca se encuentra otra tranquila playa de arena dorada llamada Playa Soledad.
 
 
Y bueno, no puede uno regresar de Capurganá sin haber ido hasta Sapzurro, una pequeña villa costera que es la última población colombiana ya en limites con Panamá, desde la cual en caminata de 30 minutos aproximadamente y cruzando la frontera*, se llega a Playa Blanca en el poblado de La Miel. Esta playa, como su nombre lo indica es de arena blanca y aguas muy cristalinas en las que se puede hacer fácilmente Snorqueling así que no hay que olvidarse de llevar la careta, pero si se les ha quedado o no tienen, pueden comprar una en el Duty Free que hay allí mismo.
  
*En lo alto de la pequeña cumbre que determina el límite entre los dos países, se debe presentar la cédula de cudadanía ante las autoridades colombianas y panameñas para poder cruzar.
 

Artículo invitado por quellevar.travel